Cómo los mandalas me han hecho más feliz ♥

El pasado mes de mayo me he pasado los días preguntando a muchas personas de mi alrededor como se sienten en su día a día, si están tranquilas o se sienten agobiadas. Si son felices. Aunque la palabra felicidad depende mucho de cada persona.

meditar con mandalas

En mi cutre “estudio” descubrí que la mayoría de personas se sienten intranquilas y con la sensación de que les falta algo importante en la vida. Dicen ser felices pero luego me reconocían que quizá si tuviesen más tiempo, que se les pasan los días sin darse cuenta o que no tienen un momento para ellas mismas.

La cosa se notaba sobretodo en el momento en el que hablabas con mamás del cole y les preguntaba como se sentían. “No tengo vida” “Estoy agobiadísima” “No doy abasto”, esas eran algunas de las respuestas típicas que obtuve.

Y claro está, cuando más trabajo tienes en tu vida, tanto a nivel laboral fuera de casa, como haciendo de mamá, más saturada te sientes y menos disfrutas de los pocos minutos que te quedan para ti al día.

emoticono feliz mandala

Ahí creo, está la clave de la felicidad, por lo menos de esos momentos de felicidad que hacen que los días sean más fáciles. En mi caso, mi momento de felicidad es (además de cuando paso horas con Biel) por las noches cuando está todo tranquilo. Desconecto de mi jornada diaria de trabajo, cojo una hoja de papel, unos rotuladores y me pongo a dibujar mandalas.

Hay veces en que durante el día también necesito parar, concentrarme o reponer fuerzas. En esos momentos también es ideal dibujar mandalas. Me lo tomo como mi momento de paz, relajación. Así que te diré que a mi los mandalas me hace feliz todos los días.

Si te apetece aprender a dibujar mandalas no te pierdas mi ebook gratis de los mejores secretos para dibujar mandalas.

aprender a dibujar mandalas

También tienes algunas entradas en mi blog que te pueden ayudar a aprender a dibujar mandalas paso a paso:
– Aprender a hacer un reloj con mandalas.
– Cómo hacer la Bella y la Bestia con mandalas.
– Cómo hacer un corazón en 3D con mandalas y Zentangle art

Cuando dibujas mandalas entras en un estado de meditación sin darte cuenta. Dejas de lado todas las obligaciones y preocupaciones que tiene durante el día y te concentras en los trazos, en la presión que ejerces con el rotulador, en rellanar un hueco de color negro o en hacer todos los círculos iguales. Tu estado de concentración es tal, que entras en un momento zen, relajante, espiritual.

Y si te soy sincera, yo nunca me he tomado el arte de los mandalas como algo espiritual. Siempre lo he hecho por el mero hecho de dibujar algo que me gusta, que disfruto. Pero poco a poco he ido descubriendo que además de divertirme y hacerme sentir muy bien, me relajan y me hacen ganar confianza en mi misma. Algo que consigue hacerme más feliz.

mandala para felicidad

¿Sabes las veces que había intentado meditar? He comprado decenas de libros donde te enseñan como meditar y nunca había sido capaz de entrar en un estado de relajación y meditación “decente”. En cambio, con los mandalas todo es mucho más fácil. Solo tengo que preocuparme de hacer algo que me gusta durante unos minutos al día y la felicidad y la relajación llegan solos.

Así que te animo a que tu también empieces a dibujar mandalas desde ya para encontrar tus momentos de felicidad.

Y tu, ¿Ya dibujas mandalas? ¿O te gustaría aprender como dibujarlas?

aprender a dibujar mandalas